Desaparecidos pero todavía con signos de vida…

Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que escribí y en todo este tiempo han pasado bastantes cosas, algunas malas y otras muy buenas, como el hecho de cruzar el charco para finalmente retomar mis estudios. Escribo esta tarde fría en tierra ajena, para poner al tanto a los amigos a los que no avisé sobre mi partida y a los que posiblemente les interese saber que fue de mi o de este sitio en general. Estos meses han sido de bastante cambio y de ahí que esto haya repercutido en la "dura" actividad de escribir o en general de comunicarme. Momentos duros para alguien como yo, acostumbrado a una vida de familia sin muchos sobresaltos, pero a la vez momentos de los que aprendí bastante. Dejando el lado melancólico, envío saludos a todas las personas que deje, a los lectores que alguna vez estuvieron aquí y que por azares de la vida le den una mirada a este blog 🙂 . En cuanto al destino de este sitio, personalmente, ya no cuento con mucho tiempo para continuar lo que estaba haciendo en mi querido y añorado pueblo, así que por el momento no escribiré casi nada relacionado a la seguridad sino esporádicamente aquello que me parezca interesante para comentar o para escuchar vuestra opinión. Finalmente, aunque probablemente no le guste que lo anuncie 😀 , un miembro perdido de este pequeño grupo humano, acaba de volver de su "retiro". Por lo poco que pude conversar con él, seguramente -- luego de ponerse al día -- empezará a darle revivir a este sitio.